Definiciones Ingenuas

No por ingenuas son menos importantes. Hay definiciones en la vida que se?alan un camino. Entre el amor y el odio, preferimos el amor que vivifica y alegra y no el odio que envilece y deprime. Venezuela necesita m?s amor y menos odio.

Entre la paz y la guerra, preferimos la paz. Paz con justicia y fraternidad. Aborrecemos la guerra que mata y que destruye.

Entre la inteligencia y la violencia preferimos la inteligencia que es lo superior del g?nero humano y no la violencia que obedece a los instintos m?s primitivos.

Entre los puentes y los muros preferimos los puentes que acercan a la gente y no los muros que separan y dividen.

Entre el perd?n y la venganza preferimos el perd?n que libera y no la venganza que amarga y destruye.

Entre la uni?n y la divisi?n preferimos la uni?n. Venezuela necesita reconstruir un sentimiento de unidad Nacional. Construir un Proyecto Nacional capaz de convocar el esfuerzo unitario de todos los venezolanos y capaz de lograr el bienestar de todos los venezolanos. Menos odio y m?s amor. Menos insultos y m?s armon?a. Menos confrontaciones in?tiles y m?s cooperaci?n entre todos.

Entre el progreso y el retroceso apostamos por el progreso. Hay muchos que recuerdan con nostalgia el pasado. Nosotros preferimos trabajar con ilusi?n por el futuro. Construir una Venezuela moderna, democr?tica, con una econom?a floreciente, con empleo para todos, con buenos salarios y sin inflaci?n, con justicia social, igualdad de oportunidades, sin corrupci?n, con servicios p?blicos eficientes: salud, educaci?n, agua, energ?a el?ctrica, gasolina, gas dom?stico, seguridad, transporte, aseo urbano, protecci?n del medio ambiente, etc. Sobre todo, salud, educaci?n y buenos salarios.

Entre la esperanza y el desaliento apostamos por la esperanza que le da sentido a nuestras vidas. Rechazamos el desaliento y el pesimismo que nos condenan a la tristeza y a la inacci?n. Vienen tiempos mejores para Venezuela y para los venezolanos.

Entre el abrazo y la distancia social, preferimos el abrazo aunque entendemos las razones para el distanciamiento social.

Entre votar y no hacer nada preferimos votar. No est? en nuestra naturaleza cruzarnos de brazos frente a la tragedia que vivimos. Hay que votar, aunque sea con un pa?uelo en la nariz. Pero, hay que votar para cumplir con un deber y para ejercer un derecho.

Seguiremos conversando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *